Posógrafo de Kaufman

    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman
    Posógrafo de Kaufman

La fotografía era un invento que había cumplido escaso medio siglo desde sus rudimentarios y primitivos ancestros y si hoy día cuesta que a veces una foto salga bien, imagina en 1920. Pero hete aquí que llegó el señor Kaufmann e inventó el Posógrafo, un artilugio que mediante unos flejes (que diría Tip, Santo Varón) permitía al pionero fotógrafo de entonces (y seguramente también al actual) calibrar las variantes ambientales para configurar los controles de su cámara a fin de que salieran unas fotografías dignas de tal nombre, en lugar de curiosos cuadros impresionistas. Como ves en el diagrama que mostramos bajo estas líneas, el Posógrafo presentaba unos mecanismos interiores conectados entre sí que permitía ofrecer una respuesta establecidas unas condiciones de partida. Sabiendo unas condiciones dadas (mes, hora solar, estado del cielo…) los mecanismos hacen que las pestañas que indican esos datos desplacen otras que te informan del tiempo de exposición, la apertura del diafragma, etc que deberás fijar en la cámara. El método científico (ensayo y error) aplicado a la fotografía en sus primeros tiempos era algo bastante caro y que se llevaba mucho tiempo, puesto que una vez tomada la instantánea el proceso de revelado tampoco era precisamente rápido. Así, esta bricolájica computadora de bolsillo permitía manejar 6 variables con un buen número de posibilidades que permitían ajustar bastante el resultado para que fuese de una óptima calidad. Tampoco sería descabellado que casi un siglo después el Posógrafo termine de nuevo en el bolsillo de los aficionados a la fotografía en forma de app para nuestros smartphones. el posógrafo es una computadora de bolsillo que ayudaba a los fotógrafos a calibrar las variantes ambientales de la composición que querían capturar y así poder configurar los controles de la cámara de forma óptima. Lo curioso es que este invento data de una fecha tan temprana como 1920. Este artilugio, inventado por Kaufmann, presentaba unos mecanismos interiores compuestos de palancas planas de metal recortado y bielas, conectados entre sí para dar respuesta en forma de diafragma y tiempo de exposición a una gran cantidad de condiciones de todo tipo: color del suelo y de las paredes, luz exterior, espacio de cielo visto, mes del año y hora solar, tono y claridad, tipo de escenario, estado del cielo... Nuestro posógrafo mide 13x8,5cms y pesa aproximadamente 100 gramos y se compone de cuadros esmaltados y bordeados por un marco de niquel que muestran los factores que determinan e tiempo de exposición ideal. El artículo se presenta además en una preciosa funda de cuero. Para poder crear este aparato fue necesario experimentar a lo largo de 4 años todas las condiciones posibles a las que podía enfrentarse un fotógrafo. Hoy en día todos los fotógrafos trabajan con fotómetros, que les permiten medir la luz para que podamos utilizar el diafragma y velocidad más adecuadas en cada ocasión. Parece increíble que hace casi 100 años Kaufmann aunara sus conocimientos matemáticos a la experiencia fotográfica para ofrecernos un objeto tan útil a la par que estético.

Referencia: #4835

  • Made in: brand

Hoy queremos acercaros un artículo muy especial que ya forma parte de nuestra colección y ha despertado la curiosidad de algunos de vosotros: el posógrafo Kaufmann.

Pero... ¿qué es un posógrafo? - os preguntaréis. Pues el posógrafo es una computadora de bolsillo que ayudaba a los fotógrafos a calibrar las variantes ambientales de la composición que querían capturar y así poder configurar los controles de la cámara de forma óptima. Lo curioso es que este invento data de una fecha tan temprana como 1920.

 

 

Este artilugio, inventado por Kaufmann, presentaba unos mecanismos interiores compuestos de palancas planas de metal recortado y bielas, conectados entre sí para dar respuesta en forma de diafragma y tiempo de exposición a una gran cantidad de condiciones de todo tipo: color del suelo y de las paredes, luz exterior, espacio de cielo visto, mes del año y hora solar, tono y claridad, tipo de escenario, estado del cielo... 

 

         

 

Nuestro posógrafo mide 13x8,5cms y pesa aproximadamente 100 gramos y se compone de cuadros esmaltados y bordeados por un marco de niquel que muestran los factores que determinan e tiempo de exposición ideal. El artículo se presenta además en una preciosa funda de cuero. Para poder crear este aparato fue necesario experimentar a lo largo de 4 años todas las condiciones posibles a las que podía enfrentarse un fotógrafo.

Hoy en día todos los fotógrafos trabajan con fotómetros, que les permiten medir la luz para que podamos utilizar el diafragma y velocidad más adecuadas en cada ocasión. Parece increíble que hace casi 100 años Kaufmann aunara sus conocimientos matemáticos a la experiencia fotográfica para ofrecernos un objeto tan útil a la par que estético.